Cómo contratar a tu traductor técnico ideal y ahorrar costes

Publicada en Publicada en Traducción Técnica

 "Tu traductor ideal freelance debe ser un traductor profesional, experto, comunicativo, organizado, con cultura de idioma meta, con habilidades diversas, estar en formación continua y ofrecer tarifas competitivas"

Cuando busques un traductor freelance, debes tener en cuenta una serie de premisas para que el resultado esperado sea perfecto.

TU TRADUCTOR IDEAL FREELANCELa traducción puede parecer un elemento colateral de un proyecto sin impacto en la cadena de valor. Sin embargo, está en una posición crítica del diagrama de planificación de dicho proyecto, por su posición final. Hasta que todos los contratistas y participantes del proyecto no han aportado sus desarrollos y se ha ensamblado y revisado el proyecto completo, el traductor no puede finalizar su trabajo al 100%. Esta etapa puede suponer retrasos en la entrega definitiva del proyecto técnico traducido al idioma meta para el cliente final.

Por lo tanto, tu traductor ideal freelance debe ser:

Un traductor profesional: Debe demostrar su compromiso con la calidad del servicio, incluyendo las revisiones del trabajo y los plazos de entrega. También debe dejar por escrito y de manera evidente las cláusulas de confidencialidad y el cumplimiento de los requisitos del cliente.

Un traductor experto en su especialidad, por estudios o por otras experiencias profesionales ajenas a la traducción. Ya sea el traductor freelance, como el equipo humano del que se rodea, debe demostrar mediante certificaciones, u homologaciones, o recomendaciones de terceros, que posee los conocimientos necesarios lingüísticos de la materia que debe traducir. Quién mejor que un profesional sanitario para traducir contenidos de tipo médico o un profesional de la ingeniería para traducir contenidos de automoción, además de un conocimiento profundo de los pares de idiomas que debe traducir. No siempre se consiguen equipos versátiles que abarcan todos los ámbitos de la traducción, por eso el traductor experto que ofrece sus servicios en un área concreta es el que más garantía ofrece de excelencia traductora.

Comunicativo: El traductor ideal está siempre en contacto con el cliente, editor o agencia para poder aclarar cualquier ambigüedad o duda del contenido, y así evitar re-trabajos innecesarios o quejas posteriores.

Organizado: Los plazos de entrega en el mundo de la traducción están tan ajustados que, si no se es organizado y está participando en varios proyectos a la vez, podrían haber sorpresas de última hora por no llegar a término o que las prisas reduzcan considerablemente la calidad del producto final.

Con cultura de idioma meta: Traducir va mucho más allá del conocimiento de una lengua o de haber asistido a cursos de idiomas. Hay que entender, conocer, informarse acerca de la cultura del lector o consumidor al que va dirigida dicha traducción. Esto es así tanto en la traducción técnica o dentro del ámbito de negocios, como a la traducción audiovisual y del sector del entretenimiento.

Habilidades diversas, el traductor multifacético. Aunque el mejor traductor es aquel que más se ha especializado en un campo, la industria de la traducción está evolucionando mucho por toda la tecnología disponible y el software de traducción como las CAT Tools (SDL Trados, MemoQ, etc.). Por lo tanto, el traductor ideal también debe conocer y aplicar estas herramientas y además diversificar bastante los servicios que ofrece (traducción, revisión, corrección, transcripción y audiovisual).

En formación continua. El traductor ideal no se puede permitir dejar de formarse. Por este motivo, acceder al CV del traductor al que le encargas tus contenidos y observar que sigue siempre aprendiendo, creciendo, abarcando campos y reforzando sus conocimientos lingüísticos es un valor importante a tener en cuenta.

Tarifas competitivas: ni el más barato ni el más caro. Debe llamar la atención tanto las tarifas excesivamente altas, como las excesivamente bajas. Bien es cierto que la industria de la traducción ha conocido una deflación considerable. Las ofertas de traducción se valoran a la baja hasta mínimos imposibles de asumir, que la aparición del software de traducción automática ha favorecido. Pero si de verdad buscamos evitar quejas, reclamaciones, retrasos, es mejor apreciar la calidad por encima del precio. Si el cliente reclama y el proyecto se retrasa, los costes que pretendíamos reducir podrían crecer hasta superar la previsión inicial. En consecuencia, en lugar de ahorrar, nos saldría más caro. Del mismo modo, hay que huir de las tarifas demasiado caras, no siempre son sinónimo de excelencia.

 

Con todos estos elementos…. HABRÁS ENCONTRADO A TU…

TRADUCTOR IDEAL FREELANCE

TU TRADUCTOR IDEAL FREELANCE

 

¡Pide ya mismo tu presupuesto sin compromiso!

¡Pide ya mismo tu presupuesto sin compromiso!